Los profesores de UCES (titulares, adjuntos y jefes de trabajos prácticos) nos nucleamos alrededor de SADOP(Sindicato Argentino de Docentes Privados) para comenzar a mejorar nuestras condiciones de trabajo y hacer cumplir las regulaciones laborales vigentes. Te invitamos a participar y hacer juntos más digna la profesión docente.

miércoles, 17 de julio de 2013

Torpes modos de disciplinamiento: nuevo régimen de tolerancia impuesto por UCES

Estimados profesores:

La semana pasada, muchos de Uds. recibieron, en mano, una nota de RRHH en la que se informaba sobre un cambio en el régimen de tolerancia aplicado al ingreso de los empleados docentes (a partir de ahora es de 10 min. en total) y a la duración de los recreos (de 20 min. pasó a 10 min). La oficina mencionada fundamenta su decisión en los excesos cometidos por algunos docentes quienes se retiran anticipadamente sin registrar la salida de manera electrónica.

Desde nuestro lugar como delegados del Sadop queremos aclarar que no acompañamos ni avalamos ninguna conducta que traicione la ética y la dignidad docente por las que trabajamos en su resguardo desde la existencia de la representación gremial. No obstante, atendemos los reclamos de aquellos docentes que, salvo casos de contingencia, sí cumplen y con eficiencia sus tareas frente al aula extendiéndolas, en muchos casos, en el tiempo (consultas cara a cara con los alumnos, reuniones de cátedra o con directivos) y al ámbito del hogar (atención on line, correcciones), tareas, que no son ni reconocidas por las autoridades y mucho menos remuneradas.

Ante esta circunstancia queremos expresar con firmeza nuestro desacuerdo con la medida tomada por distintas razones: 

  • Pone en situación de vulnerabilidad a los docentes que cumplen con sus tareas con honestidad profesional por el incumplimiento de unos pocos.

  • No existe una normativa consensuada y correctamente comunicada que impida generar, cada vez que se adopta una medida de este tipo, un clima de desconfianza laboral.

  • Las características edilicias impiden que en 10 min. de recreo todos los docentes puedan dirigirse en un solo ascensor hacia lugares abiertos o utilizar los baños.

Finalmente, y con la idea de colaborar en la construcción de una solución, nos abocaremos a la tarea de gestionar ante las autoridades el reconocimiento del adicional por presentismo, beneficio que está en la mayoría de los convenios colectivos de trabajo, incluso en el de empleados de comercio en el que la institución desde siempre nos quiere encuadrar. Esta metodología cumpliría la doble función de estímulo general y justa sanción para los que intencionalmente no cumplen con sus tareas. 

Como lo hemos mencionado en otras ocasiones, el proceso para lograr estas reivindicaciones requiere del apoyo y la colaboración de todos en la construcción de una conducta colectiva que le de sustento, por ello, recomendamos seguir desarrollando con profesionalismo la tarea para la que hemos sido convocados; cumplir con los horarios por los que percibimos una remuneración; en caso de llegada tarde informar a RRHH la demora y en la medida de lo posible llevar un justificativo (comprobante de demora de transporte).

Una vez más les pedimos nos acompañen en nuestra tarea y quedamos a la espera de sus comentarios y sugerencias. 


LOS DELEGADOS.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola colegas!
Estoy absolutamente de acuerdo en que se solicite que se pague presentismo.

Con respecto a la situación relevada por RRHH, estoy convencida que la inmensa mayoría de los docentes cumplimos con el horario de clases y, además, dedicamos horas de trabajo en nuestras casas respondiendo mensajes con consultas de los estudiantes.

El tiempo de recreo depende más de los estudiantes que del docente. Estoy acostumbrada a iniciar la clase con apenas unos pocos estudiantes mientras el resto llega tarde y se queja de que es poco tiempo para comprar un café en una cafetería repleta o comprar apuntes en fotocopiadoras con larga fila y después, subir en ascensores llenos...

No creo que estos aspectos formales (no sólo los referidos a los docentes sino también los referidos a los estudiantes)sean tan importantes en la educación superior. Tendríamos que más preocupados y ocupados en formar sujetos autónomos y responsables de su formación académica.
El foco de análisis tendría que estar puesto en los aspectos pedagógicos/didácticos y en los aprendizajes incorporados mucho más que en cuestiones meramente formales.

Saludos,

Anónimo dijo...

Concuerdo con el comentario anterior. Creo que a su vez es una invasión de la Universidad como empresa al acto pedagógico que está ejecutando el docente.

En mi caso hacemos un mínimo descanso (a veces ni lo hacemos) para que la clase finalice unos minutos antes y así los alumnos que viajen en combinación de subtes y trenes no pierdan el último transporte (o no tengan grandes esperas).

Creo que si un docente "no cumple intencionalmente con su tarea" evade esta situación simplemente quedándose a tomar un café hasta que llegue la hora de estipulada de finalización de su clase.

Luego la medida no hace al perfeccionamiento pedagógico, sino al cumplimiento de un horario para que RRHH liquide los sueldos. Es más, todos sabemos que muchas veces la preparación de material o ciertos temas específicos llevan un tiempo igual o mayor al que toma la clase.